NOTICIAS | 01/09/2020

Mito o realidad: ¿El velasquismo afectó a las industrias culturales?

Mitologías velasquistas: Industrias culturales y la revolución peruana (1968-1975) está compuesto por trece artículos de distintos especialistas, quienes remueven algunos de los mitos más extendidos del gobierno de Juan Velasco Alvarado, pero no de desde una mirada histórica o política sino desde el ámbito del arte y la cultura.

Escriben: Anna Cant, Alejando Santistevan, Evelyn Núñez, Mijail Mitrovic, Manuel Barrós, Alexander Huerta-Mercado, Carla Sagástegui, Elton Honores, Christabelle Roca Rey, Fidel Gutiérrez, Gonzalo Benavente Secco y Talía Dajes.

Lee la entrevista que le hicimos a Miguel Sánchez Flores, editor y también autor de un artículo del libro:

¿En qué contexto surgió la idea de crear un libro con esa temática?

Nací en el 79 y el 80 gobierno velasquista concluyó el 75, por lo que no viví ese periodo. Sin embargo, a lo largo de mis 40 años escuché muchos mitos sobre este tiempo, como la expulsión de Santana, la supuesta expulsión del Tío Johnny, que Velasco anuló la vanguardia del arte peruano, que una escena rock auspiciosa y así muchos más.

A mí, el mito siempre me ha resonado porque me parece que en su construcción existe una intención, una ideología. Es decir, la necesidad por fijar una lectura cerrada. Entonces, la idea era discutir estos mitos fijados en el imaginario de mi generación. Discutir, a partir de investigaciones rigurosas, su veracidad o falsedad y también sus medias verdades, sobre todo en el ámbito de las industrias de la cultura y el arte.

Creo que el libro sigue el camino de mi tesis de licenciatura sobre los afiches de la reforma agraria. Lo que me interesaba con esa investigación era cuestionar una categoría que para la historia del arte aparentemente está cerrada y que no se discute. Lo mismo quería hacer con este libro, ir a los mitos que son solidificaciones ideológicas y removerlas, abrir la discusión. Preguntarnos a quién le interesa que no se hable más del tema. El libro quiere precisamente discutir aquella noción que culpa al gobierno de Velasco de todos los males que le sobrevinieron al Perú en los últimos cuarenta años. Sin duda, es una mirada parcial que no hace sino eximir de culpa a los otros verdaderos responsables.

Hallazgos importantes

En el texto que abre el libro, Alejandro Santistevan demuestra que Velasco poco tuvo que ver en la decisión para que Santana no toque en el Perú, sino que este hecho reunió intereses de lo más divergentes. Por un lado, la Iglesia católica; por otro lado, la Federación de estudiantes de San Marcos; e incluso a Patria Roja. Lo que Santistevan propone, que a mí me parece un hallazgo interesantísimo es que, para expulsar a Velasco, la izquierda y derecha recalcitrantes coincidieron en su postura.

Lo mismo sucede con uno de los mitos vinculados a la televisión, se trata del conocido animador infantil “Tío Johnny”, quien supuestamente fue expulsado luego de bromear con un niño acerca del régimen. Lo que es verdad, y esto lo demuestra Anna Cant, es que la familia se fue a Ecuador por decisión propia en el año 74, ahí el Tío Johnny tuvo 10 años de programa y después de todos esos años, regresan a Perú y vuelven a tener un programa en la década de los 80. Si bien se fueron cansados de las intromisiones del régimen, fue una decisión personal y no una expulsión como varias veces se ha repetido.

Otro mito interesante es el que dice que Velasco acabó con el rock peruano que crecía de la misma manera que la escena argentina . Sin embargo, lo que demuestra Fidel Gutiérrez en su texto, es que los mejores discos del rock peruano se hicieron durante el velasquismo. Los Yorks, Traffic Sound, Telegraph Avenue y más grupos hicieron sus mejores discos durante dicho tiempo.

Asimismo, yo propongo un texto en el que discuto que Velasco no posibilitó la consolidación de una escena de arte de vanguardia de los sesenta. En el texto propongo una distinción, entre los exiliados y los asimilados, y a partir de ello, demuestro que hubo varios artistas plásticos que siguieron desarrollando obra, e incluso exponiendo, durante dicha época.

Responsabilidad de las y los comunicadores

Algo que hay que tener en claro, es que el gobierno de Velasco fue una dictadura y como tal es criticable en muchos aspectos. Pero, también hay que decir la verdad y es que el Perú, antes de Velasco era uno y después fue otro. Antes era un Perú más desigual de lo que es ahora, el régimen de esclavitud estaba normalizado en varios lugares de nuestro país. Velasco reformula e intenta subvertir esa lógica de exclusión a partir de varias reformas muy necesarias. En ese sentido, hay que reconocer en el gobierno de Velasco, la utopía renovadora con relación a cómo se estructura la sociedad peruana para hacerla mucho más justa.

La pretensión del libro es, como diría Roland Barthes, construir nuevos mitos a partir de otros mitos ya solidificados que no hacen sino más bien, consolidar un sistema que como vemos, es excluyente, desigual, muy injusto para gran parte de la sociedad peruana y que encuentra en el gobierno de Velasco, una justificación para explicar todo lo que sucede ahora y lo que sucedió en los últimos cuarenta años.

La responsabilidad de las y los comunicadores es siempre desconfiar de las categorías. A mí lo que me interesa como investigador, como periodista, como historiador del arte, es siempre cuestionar esas categorías que parecen estar clausuradas. Busco removerlas, ver qué no funciona, qué se está ocultando, los textos del libro quieren develar lo que algunos intereses buscan ocultar. Esa debería ser nuestra función principal como comunicadores y comunicadoras, la de develar, no simplemente reproducir lo que otros dicen Nosotros no solo somos intermediarios, somos mediadores de la información y como tales, esto lo decía Jesús Martín Barbero, tenemos el deber de analizar y criticar lo que estamos transfiriendo.

Proceso de creación y edición del libro

El libro tiene aproximadamente 2 años y medio de ideado y el proceso de creación consistió en armar el índice, contactar con los autores y autoras, proponerles la idea y que ellas y ellos también propongan sus ideas. Después, vino el periodo de edición que tiene que ver con la lectura y discusión de los textos con las y los autores. Al final pudimos conformar un índice con 13 textos en los que cada autor, desde su ámbito expone un retorno crítico a aquella etapa.

El libro ya se encontraba listo hacia fines del año pasado, pero vino la pandemia y canceló nuestros planes. Gracias al Fondo Editorial PUCP nació la idea presentarlo en la Feria del Libro 2020. De hecho, Patricia Arévalo, que es la directora del Fondo, el Vicerrector Aldo Panfichi y el Jefe de Departamento Hugo Aguirre, han apoyado el proyecto siempre y es gracias a ellos y ella, además de los autores y autoras claro, que el libro existe.

El pasado martes 1 de septiembre, se realizó la presentación del libro en la FIL 2020. Participaron, además del editor, el jefe del Departamento de Ciencias y Artes de la Comunicación de la PUCP, Hugo Aguirre, y los historiadores Christabelle Roca-Rey y Rolando Rojas (IEP). Para ver el video, hacer clic aquí.

Para adquirir el libro, ingresa a la web del Fondo Editorial PUCP.  Asimismo, puedes encontrarlo con el 20% de descuento en este enlace.

ETIQUETAS: