Voces RSU | ¿Cómo evitar que la corrupción nos vuelva indolentes?

Tesania Velázquez
Directora de la Dirección Académica Responsabilidad Social

Cuando la corrupción atraviesa a toda la sociedad, crea redes de poder con repugnantes prácticas que nos rodean y cercan. No sabemos cómo derrotar sus estructuras mafiosas porque tenemos una clase política sin formación ciudadana, un Congreso de la República sin legitimación, un Poder Ejecutivo débil y precario, y un Poder Judicial ofrecido a la impunidad. Frente a ello, la respuesta fácil es la indolencia, esa suerte de desidia que deja las cosas tal y como están.

De qué otra manera podemos explicar que, según datos de la Defensoría del Pueblo, sean 182 las personas muertas por las bajas temperaturas en el país; esa es la mirada indolente, cortoplacista y asistencialista de nuestras autoridades. La reconstrucción en Piura sigue esperando. Van ya dieciséis meses de inacción y de nocivas trabas burocráticas. Mujeres, niños, familias enteras; todas estas vidas vulnerables siguen gravemente afectadas y, otra vez, la corrupción institucionalizada en diversos sistemas del Estado impide una respuesta eficiente.

Ante la muerte de nuestros niños, niñas y adultos mayores en las regiones con heladas, nos preguntamos qué hacer para no quedarnos solamente como testigos cómplices. Ya la Defensoría del Pueblo ha señalado que en el Plan Multisectorial ante heladas y friaje 2018 se priorizó la caridad sobre la sostenibilidad, así que las personas que viven en las zonas de emergencia afectadas por las heladas corren el riesgo de continuar otro año más, desde hace tanto, desde siempre, sin obtener las respuestas enérgicas y estructurales que reclaman. Las muertes no son una consecuencia inevitable, son permitidas por nuestra indiferencia. La población no necesita caridad, sino que se cumpla su derecho a una vida digna en sus propias tierras. La pobreza, la desnutrición y la corrupción son las reales causas de esas muertes, no las bajas temperaturas. Hace unos días, Mónica Rubio publicó el artículo “Heladas en el Perú: derechos, no caridad” el cual nos interpela como sociedad civil, porque no solo son las respuestas públicas, sino también las privadas las que “parecen estar en el extremo opuesto de lo que los pobladores afectados y el Perú necesitan”.

Interpelada, la academia no quiere ser indiferente a la condición de los pobladores afectados y las necesidades del país; por ello, la PUCP responde y actúa ante las heladas con algunas respuestas sostenibles, que plantean una vivienda segura, saludable y digna:

El proyecto K’oñichuyawasi, Casa Caliente Limpia, es una propuesta del Grupo de Apoyo al Sector Rural de la Pontificia Universidad Católica del Perú – GRUPO PUCP que consta de los siguientes elementos: pared caliente, cocina mejorada y sistema de aislamiento. Con este paquete tecnológico se puede aumentar la temperatura al interior de una vivienda y disminuir la probabilidad de contraer enfermedades respiratorias causadas por la contaminación. Además, por ser un modelo de transferencia tecnológica, contribuye a la inclusión social de las comunidades altoandinas del Perú.

http://gruporural.pucp.edu.pe/proyecto/casa-caliente-limpia-konichuyawasi/

El Sistema de Control de Temperatura para una estructura habitable con aislamiento térmico DOMO es un proyecto desarrollado por el Grupo de Innovación en Tecnología Energética y Ambiental (Gi-TEAM PUCP). Este consiste en un sistema de control de temperatura instalado en un domo que capta la energía térmica del sol, la almacena como calor latente y lo distribuye. Su sistema de control de temperatura está compuesto por dos circuitos cerrados de agua que captan energía solar, almacenan energía térmica y transportan el calor hacia distintos radiadores que mantienen el ambiente de una habitación abrigadora.

http://investigacion.pucp.edu.pe/grupo-investigacion/grupo-de-innovacion-energetica-y-tecnologia-ambiental/

Otra respuesta es Vivienda rural del Hábitat altoandino del Centro Tierra, un proyecto de transferencia tecnológica que acrecienta el confort y la seguridad de la vivienda altoandina con el mejoramiento térmico y sismo resistente de la vivienda, utilizando la totora como material aislante para la construcción. De este modo, busca contribuir con soluciones sostenibles y replicables en la misma zona.

http://investigacion.pucp.edu.pe/grupo-investigacion/grupo-del-centro-tierra-ctierra/

Estas propuestas, creadas en la zona y con sus pobladores, ya han sido usadas por algunos programas sociales del Estado, pero su sostenibilidad requiere de una voluntad política que sea parte de respuestas institucionales. Las heladas son un problema que se puede enfrentar y resolver con nuevos conocimientos, tecnología y participación ciudadana de los mismos afectados. Dejemos de negociar con la vida y la dignidad humana: es tiempo de actuar y de asumir la responsabilidad que nos corresponde.

Deja un Comentario:

Nombre Completo:

Correo electrónico:

Mensaje: