Otorgan patente por invención de docentes de la Sección Ingeniería Mecánica

El Departamento de Ingeniería se está convirtiendo año a año en un ícono de la investigación para la universidad. El trabajo de sus docentes en sus respectivas áreas se llena de reconocimientos y de diferentes formas. INGENIO realizó una entrevista al Ing. Herbert Yépez, docente e investigador de la Sección Ingeniería Mecánica, quien recientemente recibió la noticia del otorgamiento de la patente por el invento en el que trabajo hace 5 años con su equipo.

El profesor Yépez nos contó que todo empezó en 2006 con una convocatoria de ideas innovadoras organizada por un grupo de investigación de la universidad y auspiciada por Coca Cola. Esta convocatoria estaba enfocada en plantear soluciones para problemas urgentes. El equipo de inventores se planteó el reto de crear una solución para disminuir el consumo de agua, un recurso cada vez más escaso. Este equipo lo conformaban el profesor Yépez, el ingeniero Quino Valverde y los investigadores Carlos Aníbal Fuentes Rojas, Gonzalo Eduardo Sevillano Gainza, Andrés Tominaga Terukina y Juan Carlos Riquelme Morán, miembros del Grupo de Investigación Asistida por Computadora – INACOM – PUCP.

El equipo inició la investigación preguntándose desde una perspectiva del hogar: “¿Dónde se desperdicia más agua?”. Se identificaron diversos puntos de desperdicio, como caños abiertos. Sin embargo, hubo un detalle que llamo su atención: el inodoro utiliza en promedio 4 litros de agua potable para limpiar su taza, lo que es una potencial fuente de ahorro. Una vez identificado este elemento, notaron que, junto al inodoro, la mayoría de familias cuenta con un lavabo y/o una ducha, que al utilizarse desechan agua que no está tan contaminada y que podría destinarse a otros fines, como limpiar el inodoro. Fue en ese punto cuando nació la idea del Sistema de Vacío para la Utilización de Aguas Grises. El principio de funcionamiento de este sistema es, como explicó el profesor Yépez, generar un vacío en el tanque del inodoro haciendo descender el agua y sellándolo para que sea hermético. Esto resultó en que, por la fuerza generada, el tanque succione el agua del lavabo o de la ducha utilizándose para la limpieza de la taza, generando el ahorro de hasta 50% de agua limpia (según los estudios realizados).

Impacto positivo para la PUCP

El profesor Yépez hizo énfasis en que el otorgamiento de esta patente era una clara muestra de la importancia que tiene la investigación en la gestión de la universidad, señalando que las autoridades han apoyado la priorización de este eje estratégico. La patente, además de dar visibilidad a nuestra casa de estudios ante la comunidad científica, puede traer beneficios a través de la comercialización del producto final mediante la asociación con una empresa interesada, completándose así el proceso de mejorar la calidad de vida de las personas teniendo en cuenta a los lugares de concurrencia masiva, como centros comerciales, como fuentes de ahorro de agua más notorias.

Deja un Comentario:

Nombre Completo:

Correo electrónico:

Mensaje: