La dimensión ética de la organzación escolar. Un estudio semi-inductivo en tres colegios de Lima Metropolitana

Autor(es): Diaz, Carmen

Año: 2007

Publicado en: Departamento Académico de Educación PUCP

Área académica: Política Educativa y Gestión de la Educación

Tesis doctoral presentada por Carmen Diaz Bazo en la Universidad Católica de Lovaina, Bégica.

En la actualidad muchas de las reformas educativas y los procesos de innovación de los sistemas educativos pasa por la escuela como unidad de cambio y mejora de la educación. En los últimos diez años en nuestro país se ha adoptado una serie de políticas educativas orientadas en ese sentido: la descentralización y la autonomía de las escuelas, una mayor participación de los actores en asuntos de la escuela, los procesos de vigilancia y rendición de cuentas, entre otros. La escuela así está asumiendo protagonismo y responsabilidad en el actuar educativo. Junto a ello, la situación de violencia y corrupción vivida en la década de los ochenta y noventa, y las mayores brechas de desigualdad y exclusión documentada en diversos estudios, y en especial en el Informe que presentó la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (2004) ha originado que se vuelva la mirada a la ética, con políticas educativas de moralización, equidad e inclusión, donde la escuela tiene tareas que cumplir.

Entre los años de 1990 y el 2000 tuvimos la oportunidad de trabajar en el Proyecto Educación y Cultura de Paz que desarrolló el Departamento e Educación de la Pontificia Universidad Católica del Perú vinculado con la formación de maestros como promotores de una cultura de paz en las escuelas, y donde la ética del educador era un elemento clave en los programas de formación de docentes. La experiencia nos daba cuenta que los asuntos éticos no eran sólo cuestión de finalidades o de opciones personales, o de la buena voluntad de uno u oro directivo o profesor, sino que incluía aspectos de la organización escolar. Ello lo reafirmamos cuando al realizar la evaluación de impacto de la estrategia de formación de maestros para una cultura de paz (Diaz y Suarez, 2001) encontramos que la formación de los sujetos de modo individual se quedaba en el ámbito del aula, en la relación personal del maestro y del alumno, y que muy poco trascendía al ámbito de la escuela por una falta de liderazgo de los profesores o por el insuficiente apoyo de los directivos. Es así que para la promoción de valores en una escuela no bastaba con un profesor formado para ello;sino que había que estudiar cómo la organización escolar se configuraba alrededor de una opción ética determinada. Todo ello nos motivó a analizar con mayor profundidad y desde una perspectiva ética lo que sucede realmente en las escuelas como organizaciones educativas complejas, dinámicas y con nuevos desafíos que atender en el ámbito de la ética.

Generalmente las organizaciones escolares han sido analizadas utilizando los modelos de análisis de otras organizaciones “sin tener en cuenta la naturaleza, identidad y peculiaridad de la escuela como institución educativa y, por tanto, como organización educadora y con un fuerte compromiso ético” (Diaz Bazo, 2005: 48). Algunos han estudiado los aspectos estructurales de la escuela (Bidwell, 1965; Bonami, 1996; Hoy, 2003, 2001); otros han estudiado aspectos sociales, culturales o de interacción entre los sujetos (Waller, 1961; Dubet, 1991; Dubet, Cousin y Guillemet, 1991; Derouet, 1992; Dubet y Martuccelli, 1998; Cousin, 1999) y otros se han centrado en analizar lo que sucede en la vida política de la escuela (Ball, 1989; Bardisa, 1997). Sin embargo, muy pocos han estudiado aspectos éticos de la organización escolar, aspecto que hoy resulta de vital importancia -como ya lo señalamos- ante la crisis de valoración, las situaciones de corrupción, injusticias o desigualdades ante las cuales la educación, y en particular, la escuela debe responder.

Quienes han estudiado la dimensión ética de la escuela lo han hecho vinculándola con el concepto de comunidad frente al de organización escolar (Sergiovanni, 1994; Beck, 1999; Beck y Foster, 1999, entre otros). Esta mirada de la escuela como comunidad recoge los principios de la ética comunitaria que han sido criticados desde una óptica liberal (Strike, 1999, 2000a, 2003). Este debate que se da en el plano de la filosofía política y la filosofía de la educación es el que nos animó a estudiar la dimensión ética de la escuela desde la tensión generada entre estos dos polos: el de la ética comunitaria y el de la ética liberal.

El trabajo lo abordamos entendiendo que la educación nunca es neutra y siempre tiene una intencionalidad ética. Definimos la ética como la disciplina filosófica que se ocupa de los problemas morales (Cortina y Martínez, 2001) y que racionalmente define los principios que rigen y explican la acción de los sujetos. Entre las diversas teorías éticas que existen (Cortina y Martínez, 2001) nosotros optamos como marco referncial por el debate ético del liberalismo y el comunitarismo, por ser un debate actual en las discusiones sobre las finalidades de la escuela: la escuela educa para que los sujetos se adhieran a lo considerado lo “bueno” por la comunidad (ética comunitaria) o la escuela no interviene en la definición de lo “bueno” y deja a cada cual en libertad para que se adhiera a los valores que considera importante para su vida (ética liberal). Entre estos polos encontramos una tercera finalidad: la escuela educa para formar al ciudadano en una democracia (ética discursiva de Habermas). Nuestra hipótesis es que la escuela asume explícita o implícitamente una orientación ética y ella va configurando un tipo de organización escolar.

Nuestro trabajo de tipo exploratorio pretende ser un primer acercamiento a este tema, no solo a nivel de las finalidades de la escuela que expresan de por sí una orientación ética, sino en la forma cómo estas finalidades éticas configuran la organización escolar. La investigación buscó responder a tres preguntas: ¿desde qué orientación ética se construye cada una de las dimensiones de la organización escolar?, ¿qué caracteriza a la dimensión ética de la organización escolar? y ¿cómo la orientación ética de la escuela configura un tipo de organización escolar? en esta investigación identificamos las categorías que dan forma a la dimensión ética de la escuela y su relación con sus otras dimensiones: la estructura, la cultura y la política.

Consideramos que la investigación desarrollada se presenta como un interesante aporte a la comprensión de las organizaciones escolare. La originalidad del trabajo de abordar el estudio de la organización desde el debate del liberalismo – comunitarismo nos ha permitido poner evidencia aspectos poco estudiados de la organización, no solo a nivel de los fines o principios de la educación, sino cómo ello se traduce en las formas cómo se estructura y se vive la política y la cultura de la escuela. El hacer explícito un tema del que todo e mundo habla, pero pocos operativizan es nuestra pequeña contribución al estudio de la escuela en el Perú.

VER PUBLICACIÓN

 

Más publicaciones de Política Educativa y Gestión de la Educación

Volver a la lista de publicaciones