04/11/2019

Profesor por siempre

El Mag. Alberto Patiño, docente de nuestra unidad, ha cumplido 44 años de notable trayectoria en la PUCP y ha brindado una enorme contribución a la educación. A continuación, compartimos sus palabras y logros más destacados en una nota publicada por Punto Edu.

 

En varios pueblos pequeños de nuestro país, con alrededor de cien habitantes, las escuelas brindan el nivel de primaria pero no el de secundaria. Ante esa problemática, durante el gobierno de Valentín Paniagua, se implementó el plan piloto de educación a distancia. Este consistía en formar redes de cuatro o cinco colegios. Y así, en el más céntrico, se transmitían clases a través de un televisor y, para actuar como refuerzo, había un profesor tutor.

Al frente de la iniciativa, el Ministerio de Educación (Minedu) nombró al Mag. Alberto Patiño para esta tarea. “Soy profesor de aula, pero la teleeducación o educación a distancia es mi vocación”, enfatiza nuestro profesor de la Facultad de Educación que, al día de hoy, ostenta 44 años de notable trayectoria en la PUCP.

FORMACIÓN PARA TODOS. El profesor Patiño se siente identificado con aquellos niños que no tienen posibilidad de seguir la educación secundaria en sus pueblos y tienen que migrar a una ciudad, porque ese también fue su caso. “Cuando estuve en el Minedu, recordaba a muchos de mis compañeros de colegio que no pudieron continuar sus estudios por falta de oportunidades”, señala. Él nació en el distrito de Frías, ubicado en la sierra de Piura, donde solo había hasta quinto de primaria. Para seguir formándose, tuvo que matricularse en la gran unidad escolar San Miguel de Piura. “Allí tuve tan magníficos profesores que decidí seguir el ejemplo de ellos y convertirme en docente”, asegura. Motivado por su mamá, postuló e ingresó a la PUCP en 1967. Específicamente a Letras, pues en aquel entonces no había ingreso directo a Educación. Su vocación por la enseñanza se fortaleció al escuchar las clases de maestros de la talla de Luis Jaime Cisneros y José de la Puente Candamo. Ya en facultad, tuvo sus primeros contactos con la tecnología educativa de la mano de sus docentes, especialmente Estela Barandarián. Ella lo llamó para ser asistente de investigación del recién creado Centro de Teleducación de la Universidad Católica (Cetuc).

Allí, Patiño empezó a cultivar la formación de los formadores. A fines de la década de los ochenta, formó parte de un convenio entre la Universidad McGill de Canadá, el entonces Instituto Superior Tecnológico Pedagógico de Urubamba y la PUCP, que buscaba profesionalizar a los docentes de las zonas rurales andinas con énfasis en su contexto.

PEDAGOGÍA TECNOLÓGICA. El profesor Patiño ha realizado educación a distancia en material impreso, radio, televisión, internet y recursos digitales. En ese campo, laboralmente, participó en la organización de la ATEP (Asociación de televisión educativa del Perú), filial peruana de la Asociación de Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas, y fue el primer director pedagógico del Proyecto Huascarán del Minedu. Asimismo, obtuvo un Máster en E-Learning por la Universidad Santiago de Compostela y una diplomatura en Redes Digitales para Educación a Distancia por la Universidad de Murcia.

Uno de los cargos que más satisfacción le ha dado, comenta, fue ser tutor de docentes de todo el país en el marco de la diplomatura de formación magisterial. “Me encantaba comunicarme telefónicamente con maestros de Iquitos, Cerro de Pasco, Cuzco. Se sentían reconfortados de saber que había alguien en Lima que los ayudaba y se preocupaba por ellos”, confiesa.

ALMA PUCP. “Hay dos identidades que no he olvidado nunca: ser de Frías y de la Facultad de Educación de la PUCP”, confiesa Patiño. A lo largo de sus 44 años de trayectoria en nuestra Universidad, se ha desempeñado como profesor, trabajador administrativo, coordinador académico de educación a distancia e investigador.

Ahora, nuestro querido profesor acaba de jubilarse. Por la enorme contribución que le ha brindado a su especialidad, y en general a la PUCP, esta semana, sus amigos y compañeros de trabajo realizarán un homenaje en la que reconocerán su calidad profesional y trayectoria.

VER NOTA COMPLETA