02/12/2016

“Los sistemas educativos pretenden que el alumnado conozca la realidad”

Compartimos la entrevista realizada por PuntoEdu al Dr. Jurjo Torres, catedrático de Didáctica y Organización Escolar en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de A Coruña – España. El 8 de noviembre ofreció una conferencia titulada “Curriculum integrado, educación significativa y la necesidad de repensar los contenidos culturales”. El evento se dio a cabo en el auditorio de Estudios Generales Letras, Campus PUCP y contó con la presencia de la Dra. Carmen Diaz como moderadora y la Mag. Pilar Lamas y la Dra. Mary Claux como comentaristas.

La pregunta que suelen hacer los estudiantes, sobre todo en la escuela, es para qué me sirve esto. Hay conocimientos que cobran utilidad sólo cuando son integrados a la realidad en la que se vive. El Dr. Jurjo Torres, catedrático de Didáctica y Organización Escolar en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de A Coruña – España, asegura que es posible hacer el proceso inverso a través del currículum.

¿Qué propone el currículum integrado?

El currículum integrado es una respuesta que organizamos desde el sistema educativo para poner en contacto al estudiante con la realidad. Todos los sistemas educativos pretenden que el alumnado conozca la realidad, y le presentamos esa realidad muy fragmentada en asignaturas. Cada asignatura es una forma de ver la realidad. Puedes hablar de la realidad históricamente, geográficamente, matemáticamente, artísticamente, literariamente. El problema que tiene el currículum tradicional  es que al final acabas viendo esas distinciones que no existen en la realidad. El currículum integrado lo que hace es coger una parcela de la realidad, algo que sea relevante o significativo e investigarlo trayendo a colación ese conocimiento disciplinar y ver cómo está relacionado.

¿El currículum integrado no solamente se refiere a la formación en la escuela, sino a todo proceso de formación?

Todo el mundo necesita tomar en cuenta el mayor número de perspectivas en todos los análisis que hace de la realidad, en las decisiones que toman respecto a qué comprar, dónde vivir, cómo vivir. En la escuela los estudiantes sienten que la información que reciben no sirve para nada, o no tiene sentido en ese momento. Son aprendizajes cuya funcionalidad y, por lo tanto, comprensión, son aplazadas permanentemente, hasta que construyen lo que algunos llamamos el conocimiento escolar. Es el conocimiento que te permite pasar de primero a segundo, de segundo a tercero, pero que en tu vida cotidiana muy rara vez utilizas. Solo sirve para aprobar la asignatura. El currículum oculto beneficia o perjudica a alguien. Finalmente, el conocimiento es producido por seres humanos que somos falibles, tenemos intereses, prejuicios, sesgos, manías.

¿A qué se refiere con currículum oculto?

Son aquellos aprendizajes que los estudiantes aprenden y que los profesores no tiene intención de enseñar. Por ejemplo, todos queremos que los estudiantes sean sinceros. Pero, muchísimos estudiantes engañan al profesorado copiando en los exámenes, y saben muchos trucos. Un aprendizaje que realiza todo estudiante, que es muy difícil, es aprender a ser estudiante. Lo que más le cuesta a un estudiante para adaptarse a una escuela no es ponerse al día en cuestión de conocimientos, sino saber qué está permitido, qué se espera de él, cómo se puede relacionar con sus compañeros y compañeras.  El primer año de universidad suele ser difícil porque no sabes ese tipo de rutinas.  Son conocimientos que se van aprendiendo y que no están en el currículo.

¿Eso también se relaciona a cómo aprendemos en la escuela otras cosas como estereotipos y prejuicios?

Además, aprendes a no ver muchas cosas de la realidad, y a fijarte solo en algunas. Los niños y niñas del aula no aparecen como parte de la realidad en los libros de texto escolares. El texto les dice que ellos no existen. En los libros españoles, por ejemplo, todos los niños son de clase media. No hay personas pobres, no hay personas discapacitadas, no hay personas de otras etnias, de otras razas, y cuando hay están súper estereotipadas. No ves personas enfermas, no ves personas de la tercera edad

¿Este sesgo es consciente? ¿Es a propósito por parte del sistema educativo?

No, porque si fuimos educados en un sistema educativo que es racista, clasista, sexista, y más,  todos vamos a salir así. Cuando alguien me dice que no es racista ni sexista, me pregunto en qué planeta fue criada esa persona porque en este, todos lo somos. Dejar de serlo exige un ejercicio de consciencia muy fuerte de saber a través de qué manifestaciones, de qué rutinas, qué comportamientos lo somos. Ese es un nivel de auto análisis importante, nadie lo es conscientemente.

¿Pero sí forma parte de un discurso?

Forma parte de una ideología que funciona así. Una ideología es un discurso que intenta vender cómo es la realidad y para vender eso va a tratar de convencer a todas las personas que eso es lo lógico. Eso va conformando un sentido común y hace que las personas consintamos situaciones de opresión, injusticia y discriminación porque no las vemos. Al revés, nos parece que son lógicas. Cuando vemos alguna incluso culpamos a la víctima. Se dice que todos somos iguales pero algunas personas no se esfuerzan lo suficiente. Ese es el mantra que se utiliza ahora para convencer a la gente de que todas las cosas son posibles si te esfuerzas. Algunos de hecho se esfuerzan muchísimo y no lo logran. ¿No habrá más cosas? Ese mantra está queriendo convencer a la sociedad de que en realidad, ya tenemos igualdad de oportunidades.

Sin embargo, está el contexto de cada alumno, el acceso a libros, referentes, recursos…

Hay estudiantes que pueden dedicarse solo a estudiar, otros tienen que trabajar al mismo tiempo y llegar a casa y no tienen condiciones porque tienen una familia con muchas dificultades o conflictos muy graves. Lógicamente ese estudiante está en peor condición que uno que lo tiene todo y viene de una familia que no les falta nada, que le estimula. Eso tiene que ver con la educación. Nosotros como profesores también necesitamos tomar consideración a ese tipo de cuestiones porque somos profesionales pero somos también ciudadanos y ciudadanas y, por lo tanto, tenemos exigencias cívicas como tales de luchar por construir un modelo de sociedad más justa.

Este artículo fue publicado en la web de PuntoEdu – PUCP.
Revisa la nota aquí.