05/09/2019

La Dra. Elena Valdiviezo expuso en el V Encuentro Nacional por la Primera Infancia

La Dra. Elena Valdiviezo, docente de nuestra unidad e integrante del Comité Directivo del Grupo Impulsor Inversión en la Infancia, expuso en el V Encuentro Nacional por la Primera Infancia. Su ponencia se llevó a cabo el 5 de setiembre y fue desarrollada dentro del panel “Educación pública y comunidad educativa por la infancia en realidades locales y regionales”, el cual contó también con la participación de Flor Pablo, ministra de Educación; Ricardo Cuenca, director general del Instituto de Estudios Peruanos; y Santiago Cueto,  investigador principal de GRADE.

De acuerdo con la Dra. Valdiviezo, dentro de las medidas más importantes que el gobierno nacional y los gobiernos regionales y locales deberían tomar para afrontar los retos y necesidades de la primera infancia en el Perú, se puede encontrar:

  1. Construir una Política de Estado articulada y consensuada para la Primera Infancia. Esta política debe mantenerse en el tiempo sin las vicisitudes de los cambios de gobierno, así como recoger los avances científicos, datos verídicos y confiables de la realidad actual de los sectores relacionados con la infancia, los cuales proporcionen fundamentos legales y económicos para una acción efectiva.
  2. Una mayor inversión del MEF que asegure la ampliación y calidad de los servicios de atención a los niños. Esto se da sobre la base de innumerables investigaciones internacionales que sustentan la necesidad de atender a la primera infancia con el objetivo de no seguir desperdiciando potencialidades infantiles y de cerrar la brecha socioeconómica que existe en nuestro país.
  3. Incrementar de manera sustancial el acceso o cobertura para el Primer Ciclo de Educación Inicial (niños menores de 3 años). Este solo alcanza un 14% de atención, mientras el Segundo Ciclo avanza hacia la universalización. La urgencia es porque se trata de una edad en la que se configuran las estructuras neurológicas y se produce velozmente la formación de las sinapsis y la mielinización, elementos fundamentales para el   aprendizaje y el desarrollo de la personalidad. Tener en cuenta, además, que en los primeros meses se presentan los mayores porcentajes de anemia en los pequeños y con estos programas se puede controlar, disminuir y hacer sostenible la buena nutrición infantil.
  4. Planificar las metas anuales de incremento de profesoras del nivel. Tal acción se debería dar mediante la coordinación entre CEPLAN,  MINEDU (Dirección de Educación Superior y D.E.I.) , a fin de poder cubrir la demanda de servicio y la calidad con docentes especializadas que atiendan apropiadamente a los niños pequeños. Esta medida se debería adoptar en vez de contratar profesores de Primaria y Secundaria, como se está haciendo, los cuales manejan estrategias muy diferentes que no favorecen el desarrollo de esta edad.
  5. Mayor atención a las madres y niños de la ciudad y zonas marginales. Si bien se justifica la atención a las zonas rurales marginadas y excluidas desde siempre, el 75% de la población peruana vive en las ciudades. Las madres de los quintiles I, II y III necesitan trabajar cada vez más y, aún las de clase media, no pueden acceder a Cunas y Servicios de Cuidado Diurno por su elevado costo.
  6. Mayor atención al tema de la calidad. Esta depende de muchos factores, pero sobre todo de la formación del personal: docentes, auxiliares o técnicas y promotoras. Se necesita un enfoque holístico a fin de abordar la atención del niño de manera integral e integrada, la cual tome en cuenta la salud, la higiene, la nutrición, el desarrollo infantil en todas sus dimensiones (cognitivo, motriz, emocional, social y espiritual) y la formación en valores que se inicia a ésta edad y es tan necesaria para nuestro país.
  7. Poner énfasis en la formación docente. Incidir en las estrategias más apropiadas para su interacción con los niños y la orientación a los padres y a las familias a fin de optimizar la crianza de los niños desde el hogar. Es allí donde se establecen las bases y se refuerzan las acciones educativas, el desarrollo de hábitos de salud, higiene y nutrición, y las habilidades y actitudes para el desarrollo de personas honestas, justas y productivas.
  8. Reforzar las políticas de los gobiernos regionales y locales. Los primeros se reforzarían con el apoyo técnico y financiero para el uso apropiado de los recursos, sean estos del tesoro público o del canon, así como para capacitar a los funcionarios que muchas veces no saben diseñar o ejecutar proyectos que beneficien a los niños. Por su parte, en el caso de los gobiernos locales, la Ley de Municipalidades señala la promoción y apoyo para la creación de servicios para los niños. En ese sentido, la madre trabajadora requiere con urgencia servicios infantiles próximos a sus hogares para dejar a sus niños antes de ir a trabajar y no puede utilizar los servicios de transporte público con su bebé en brazos en horas punta para dejarlo en una cuna de su empresa. En este punto, además, conviene recordar que los municipios son los que administran el catastro de la ciudad.
  9. Utilizar los medios de comunicación y las TIC para programas de orientación familiar. Estos deberán ser atractivos e informar acerca de los avances de la ciencia en la crianza infantil; de la participación del padre, compartiendo las tareas con la madre; de las necesidades nutricionales de sus hijos a esa edad en que la desnutrición y anemia son más negativos y de las mejores formas de estimular su desarrollo desde el hogar, apoyando la acción de la I.E.I.
  10. Invertir en la infancia una parte del dinero y bienes incautados como resultado de actividades ilícitas. Una fuente importante de recursos, en coordinación con el PRONABI, podría ser el dinero y los bienes inmuebles incautados a las mafias de la corrupción y del narcotráfico. Revertir ese dinero mal habido en beneficio del más importante potencial humano del país sería el logro más extraordinario para la disminución de la gran brecha socioeconómica y cultural que se origina en esos primeros años.

El V Encuentro Nacional por la Primera Infancia fue organizado por el Grupo Impulsor Inversión en la Infancia y tuvo por objetivos establecer un diálogo abierto, directo y franco entre la sociedad civil y el Estado sobre la actual situación de la infancia para ponerla como prioridad en la agenda social y política del país, así como proponer acciones innovadoras para revertir la inadmisible situación de la salud, nutrición, violencia y educación de nuestra infancia y establecer compromisos para contar con una agenda que aborde de manera integral estos problemas. Entre las autoridades invitadas, contó también con la presencia de Mercedes Aráoz, vicepresidenta de la Republica; Gloria Montenegro, ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables; Paola Bustamante, ministra de Desarrollo e Inclusión Social; Ana de Mendoza, representante de Unicef en el Perú; y  Gastón Garatea, miembro del grupo organizador del evento.