13/03/2017

Bienvenida a la Mag. Irene Castillo Miyasaki

Irene Castillo Miyasaki es Magíster en Psicopedagogía y ha sido contratada como docente a tiempo completo en la especialidad de Educación Inicial por el Departamento de Educación. Compartimos la conversación que tuvimos con ella.

 

¿Qué le motivó a elegir Educación como carrera?

Siento que Educación es una verdadera carrera, una vocación, y siento que esta vocación viene en mí desde muy pequeña. Soy educadora de inicial porque siempre me han gustado los niños, he sentido siempre esa afinidad de estar con niños pequeños. Incluso siendo niña me agradaba atender y cuidar a niños pequeños y esa vocación se reafirmó cuando estudié la carrera de Educación Inicial y podía estar con niños desde 0 hasta 5 años. Considero que realmente es una vocación, una bendición y una oportunidad muy valiosa poder no solo enseñar a los niños, como tradicionalmente se dice, porque creo que finalmente uno aprende de ellos, los niños nos enseñan a nosotros. Es un proceso muy gratificante.

¿Cuál es su área académica de interés?

A lo largo de mi experiencia he tenido oportunidad de pasar por diversas áreas. Al culminar la universidad mi primer trabajo fue como profesora de inglés para niños de Pre-kinder y Kinder. Esa fue mi primera experiencia y luego me propusieron como profesora tutora a cargo del aula. Allí estuve alrededor de 7 años y en la misma institución donde yo estuve me propusieron pasar a la dirección. Entré inesperadamente en lo que fue gestión y dirección académica sin sentir que era un área que me gustara y más que nada lo asumí por un gesto de gratitud a esa confianza. Aún así, descubrí que era también para mí una satisfacción poder aportar a las maestras porque una de mis funciones también era acompañar, orientar y sugerir en su labor docente.

El trabajo con padres de familia también me gusta mucho porque siento que los educadores, sobre todo en inicial, vamos de la mano con la familia y juntos formamos. Esa es un área también muy gratificante para mí, que empezó en el aula donde yo trabajaba con los niños y con sus familias pero que en la dirección se fortaleció más porque en lugar de trabajar con 20 familias fue trabajar con 180 que conformaban la institución.

Durante esos años de maestra y directora en centros educativos, paralelamente empecé la educación universitaria. En la universidad de la cual soy egresada me propusieron hacerme cargo de la práctica final que es acompañar a las futuras maestras lo cual significa una transmisión del servicio. Así como uno está para apoyar a los niños, la educación universitaria es también para apoyar y formar generaciones de nuevas maestras.

A través de los años también fui entrando en lo que es investigación porque en la universidad me propusieron trabajar con algunas entidades públicas y privadas para hacer algunas investigaciones, por ejemplo, de educación psicomotriz, sensorial, hacer algunas publicaciones y algunos libros. También llegó un momento en el cual a la vez que incursioné en lo que es mi maestría, yo soy magister en Psicopedagogía, el aspecto de formación profesional y el desempeño profesional se fue uniendo y se fue enlazando, como si cada eje del conocimiento se fuera enlazando mejor para apoyar mejor en el aspecto profesional.

¿Por qué eligió la PUCP para ejercer la docencia?

Honestamente siempre he tenido las buenas referencias de la PUCP, primero a nivel de institución, la cual está respaldada por muchos años, y propiamente también por la Facultad de Educación como una facultad que forma buenos profesionales. Si bien es cierto yo soy egresada de la UNIFË, que es una universidad también de mucho prestigio, creo que el conocimiento más directo de la PUCP en su Facultad de Educación fue con las profesoras con las que he trabajado, muchas de ellas egresadas de la PUCP, practicantes que yo he recibido en mis años de gestión y dirección, profesoras y colegas. Siento que dentro de las muchas cualidades, considero que la PUCP forma y enfatiza mucho en la investigación y la formación integral, que no es que otras universidades no lo tengan, pero me parece muy valioso entre las cosas de la PUCP.

¿Qué cursos tiene a cargo?

El semestre pasado empecé a tiempo parcial a cargo de un curso para el sexto ciclo que se llama Iniciación al Pensamiento Lógico Matemático y este año, que ya estoy a tiempo completo, voy a estar a cargo de 3 asignaturas que son Tesis 1 y Desempeño Preprofesional para el noveno ciclo, Investigación y Práctica Educativa para el quinto ciclo, y Desarrollo de la Comunicación también para quinto ciclo.

¿Cuáles son sus metas como docente a tiempo completo?

Considero que las maestras y el ser humano en general no solo estamos dispuestos a aportar sino también vinimos a aprender porque el aprendizaje nunca termina. Al ser nueva en la PUCP, si bien puedo traer un poco de conocimientos y un poco de experiencia, voy con mucha disposición para conocer y aprender porque cada universidad tiene su propio sistema. Aunque uno pueda traer años de experiencia ciertamente aquí estoy empezando.

Como meta primero es ponerme al servicio, donde yo pueda aportar no solo en estos cursos sino también en lo que se requiera en base a mi experiencia. La interacción ha sido muy positiva con mis alumnas del año pasado y creo que las maestras que trabajamos en universidad tenemos un compromiso principal con las personas a las que formamos. Creo que esa es mi meta primera, comprometerme a formar una generación de nuevas maestras de inicial que puedan tener esta visión integral de la educación que no solo es formar en conocimientos sino también en actitudes, habilidades, y en lo que es preparar a un niño para la vida y no solo para el colegio.

¿Qué frase podría definir su trabajo?

Es difícil que uno mismo se mencione en estos aspectos que podrían sonar a elogio pero lo que podría decir es que trato de dar de mí lo mejor. No sé si resulte excelente o regular pero creo que siempre pongo todo mi esfuerzo. Yo vengo de una generación de abuelos japoneses y creo que eso me marca mucho. Mis abuelos siempre decían “no hagas las cosas bien”, cosa que a veces sorprende escuchar pero a lo que se refieren es que si vas a hacer algo lo haces muy bien o excelente. Cuando uno es pequeño dice que hacer las cosas bien ya es suficiente pero cuando eres grande te das cuenta que esa es una línea que te puede marcar y creo que eso podría definir gran parte de lo que a mí me marca.

 

¡Bienvenida profesora Irene Castillo Miyasaki!