NOTICIAS | 16/04/2019

Vivian Romeu: "Creo que la labor de un estudiante es siempre cuestionar, pensar y proponer"

Coordinadora Editorial de la Revista Iberoamericana de Comunicación del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana de México (UIA). La Dra. Vivian Romeu Aldaya participó como ponente principal del Seminario Arte, Estética y Comunicación, evento realizado del 9 al 16 de abril en nuestra casa de estudios. En la serie de actividades desarrolladas se conversó sobre el arte como fenómeno comunicativo, la comunicación sensible, y el vínculo y distancias entre lo estético y la comunicación social. En esta entrevista nos cuenta un poco más sobre estas tres materias y el rol de la comunicación y comunicadores frente a ellas.

¿Qué buscó el Seminario Arte, Estética y Comunicación?
-Yo creo que buscó romper los paradigmas, abrir la mente a otras opciones de conceptualización y miradas que son siempre deseables en los caminos de la ciencia y la investigación. Quedarnos con las mismas teorías empobrece nuestro acercamiento a la realidad que estudiamos. Más allá de pretender relacionar arte, estética y comunicación, una unión necesaria; el evento trató de poner en crisis ciertas formas de mirar y dar la oportunidad al público para que debata sobre sus opiniones, además de establecer un diálogo académico.

Desde su perspectiva, ¿por qué se debería repensar la comunicación actual?
-Considero que se tiene que replantear la comunicación. En principio porque nunca se ha propuesto la discusión ontológica y epistemológica de la comunicación desde el campo. Lo ha visto someramente la filosofía, pero no de manera central. A mi me parece absolutamente necesario porque el ámbito de la comunicación es hoy un espacio que se dice científico, pero que en realidad está trabajando con objetos comunicativos que no sabe por qué lo son.

¿Qué aporta la estética, la semiótica o el arte a la comunicación? ¿qué encuentros o desencuentros podrían haber entre ellos?
-Yo no creo que aporten en sí mismos nada. En todo caso aportarían miradas o perspectivas de análisis, pero nada más allá de eso. Es cierto que cualquier campo de la comunicación tiene que pasar por la semiótica, seguro. En cuanto a la estética, podría relacionarse en términos de esthesis, es decir, en sensibilidad. Pero en verdad, eso es parte de lo comunicativo: los gestos, las tonalidades que son también esthesis. El arte pienso que no aporta. Es la comunicación la que ofrece una mirada desde el punto de vista comunicacional, como puede ser miradas sociológicas, antropológicas, históricas.

¿Cuáles son los retos para un estudiante de comunicación?
-Mm, depende (risas). La comunicación tiene dos vertientes. Una en el ámbito profesional, en el que se desempeña un comunicador. Y otra variante en la que yo también me incluyo que es la del comunicólogo, el investigador de la comunicación. Se ha privilegiado durante muchos años el rol del comunicador por cuestiones históricas del sufrimiento del campo. En los posgrados la investigación en comunicación se da. Sin embargo, me parece que en la licenciatura no. Es necesario salir de la idea de que la comunicación es periodismo, publicidad, entre otros, de manera separada. Comunicación también es lo que estamos haciendo ahora tu y yo [la entrevista], pero ¿dónde se estudia eso?.

¿En qué medida el trabajo conjunto del arte y la comunicación podrían contribuir a proyectos de cambio social?
Bueno, en realidad la idea no es mía. Es de Hugo Zemelman, un epistemólogo chileno que yo admiro mucho. Él decía: «Tenemos que usar los métodos del arte para incorporarlos a la ciencia» y con ello se refería a utilizar los «no métodos» del arte para de esa forma lograr acercarse a la comunicación. Decía también que el sistema de acercamiento era muy rígido, muy dogmático. Además, afirmaba que como ejemplo para inspirarnos podíamos pensar en la creación artística.

Para las cuestiones de transformación social, el mismo Zemelman decía que esa es la manera en la que uno puede comprender realidades sociales y a partir de ello, comprometerse con su propio cambio. Te lo digo tal como lo decía él, pero creo que hay muchos intermedios entre uno y otro término.

Particularmente, no conozco de ningún proyecto de cambio social que se haya dado a través del arte, ninguna revolución ni cambio de estructura histórica. Entonces me quedo con la idea de este antropólogo de utilizar esto para pensar mejor esa realidad y como sujetos conscientes de nuestro papel como académicos, científicos. Es importante hacer lo posible para procurar un cambio social en la dirección civil.

¿Ir paso a paso?
– Sí. Y además, tampoco es una labor solo del académico. Es una tarea política y ciudadana que requiere un cambio de estructuras que en sí misma la academia no hace. La academia forma líderes de opinión, pero ¿cuánto impactamos? Yo le pongo un signo de interrogación.

¿Qué mensaje podría brindar a los estudiantes de comunicación que desean profundizar en el ejercicio de su profesión?
-Daría un mensaje para estudiantes y el mundo en general: cuestionen. El mundo es más allá de lo que estamos viendo. Cuestionar lo cuestionable, cuestionar cuando no encaja, cuando no hay explicación, cuando no satisface la explicación. Yo creo que esa es la labor de cualquier estudiante: no quedarse conforme con lo que recibe, pensar, pensar y proponer.

ETIQUETAS: