Profesores distinguidos

adolfo_winternitz1

Adolfo Winternitz

Nació en Viena (Austria) el 20 de octubre de 1906 y falleció el 17 de junio de 1993 en Lima (Perú). Ingresó a la Académia de Bellas Artes de Viena a la edad de 15 años. Llegó al Perú en 1939. Ese mismo año fundó la Académia de Arte Católico, afiliada a la Pontificia Universidad Católica del Perú. Su actividad artística abarca pinturas al óleo, pinturas murales, mosaicos, vitrales en vidrio-cemento y decoraciones (mosaico, crucifijo, diseño de altar y bancos) para iglesias, entre otras instituciones, en Perú, así como en diferentes países de América y Europa.

Participó en exposiciones de su obra en Lima, Trujillo(Perú), Santiago de Chile, Buenos Aires, Montevideo, Río de Janeiro, Viena, Milán, Florencia, Madrid, Salzburgo y Tuttlingen (Alemania). Elaboró un estudio analítico sobre cómo deberían ser los estudios en una escuela de arte y creó un “nuevo método para la enseñanza de las artes plásticas”, basado en estimular y fomentar la sensibilidad y la cultura artística, proporcionando un conocimiento no solo general e histórico del arte, sino práctico y concreto de los medios de expresión.

Este constituye la columna vertebral de la formación impartida en la antes Escuela y hoy Facultad de Arte y Diseño; asimismo, este método es reconocido y elogiado internacionalmente por la UNESCO en 1979. Profesor Honorario y Profesor Emérito de la Pontificia Universidad Católica del Perú, fue director de la Escuela de Artes Plásticas y primer decano de la Facultad de Arte y Diseño (1985-1993).


ana_macagno1

Anna Maccagno

Nació en Roma (Italia), el 24 de enero de 1918. Educadora ejemplar y gran escultora, Anna Maccagno consagró su vida a formar artistas infundiéndoles un sentido creativo hacia la búsqueda de la libertad y expresividad. Con una actitud amorosa perfiló en sus alumnos los trazos de sus propias identidades para revelar lo profundo y verdadero a través de sus obras.

Anna Maccagno viene de Italia al Perú en 1946. De 1952 a 1956 continúa sus estudios en la Escuela de Artes Plásticas de la PUCP, periodo en el cual sobresale por su talento, capacidad creativa y entusiasmo emprendedor. Características que la hacen  merecedora de una serie de premios en su condición de estudiante. Al terminar sus estudios viajó a Francia e Italia para seguir cursos de perfeccionamiento. En 1965 fue convocada por Adolfo Winternits para integrar la plana docente del área de Escultura; posteriormente asume el cargo de Sub-directora de la entonces Escuela de Artes Plásticas. Es nombrada jefa del Departamento Académico y luego decana de la Facultad de Arte y Diseño.

En reconocimiento a su ejemplar docencia, el gobierno peruano le otorgó en 1993 las Palmas Magisteriales en el grado de Amauta. En 1997 recibe la Medalla Cívica de la ciudad de Lima, en merito a su obra como escultura y formadora de artistas. En el año 2000 es declarada profesora honoraria de la Escuela Superior Autónoma de Bellas Artes. El año 2001, la Pontificia Universidad Católica del Perú le confiere el Profesorado Emérito.